Los beneficios de fracasar en Internet

Bueno, no todo resulta como lo planeamos. Es más, en general, las cosas no salen de acuerdo al plan original. Siempre se presenta algún inconveniente y debemos corregir el rumbo para evitar el naufragio. Aunque a veces, cuando los problemas se multiplican, es saludable dejar que el barco se vaya a pique rápidamente y reconsiderar el proyecto.

Pienso que hay una delgada frontera entre ser perseverante y ser terco. En ocasiones, después de mucho batallar, descubro que los errores cometidos son insalvables. En estos casos, acepto la derrota, entierro las páginas caídas y sigo con mi trabajo. Pero hay algo positivo en este hecho, me he ganado un fructífero fracaso. Claro, siempre y cuando sepa asimilar la enseñanza.

Aprendí mucho de los proyectos que no funcionaron. En ellos me apoyé para mejorar. Paso a paso, con nuevas estrategias y evitando cometer los mismos errores otra vez. Si no hubiese fallado tantas veces, hoy no podría disfrutar los beneficios que obtengo de los sitios que han prosperado.

Por otro lado, fracasar en Internet tiene sus ventajas: es rápido y barato, ¿por qué no aprovechar esta situación?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *