Ingresos pasivos

Pocas personas tienen un concepto claro sobre el potencial de los ingresos pasivos o residuales. Los ricos saben muy bien aplicar este concepto, por eso son ricos. Mientras los pobres tratan de mover una enorme roca sólo con la fuerza de sus brazos, las personas prósperas, con una sólida educación financiera, lo hacen con el menor esfuerzo utilizando una palanca. Los ingresos pasivos, el interés compuesto y el dinero (o esfuerzo) de otros son algunas de las herramientas que emplean a modo de palanca.

La idea es clara, no hay que trabajar “duro”, sino en forma inteligente. ¿Qué prefieres, cobrar una sola vez por tu labor o hacerlo varias veces?

Tengo un amigo que decidió comenzar con algún proyecto en la web, todavía no tiene un plan definido y es por eso que me llamó para que le diera una orientación. Él es bilingüe, trabaja como profesor de idiomas y hace traducciones para varias empresas. También escribe artículos culturales que publica en una revista.

Hasta este momento, mi amigo, obtiene por su trabajo ingresos lineales. Es decir, cobra por su trabajo una sola vez. Ahora, ¿qué pasaría si esas clases de idioma, que cobra por horas, se convirtieran en un curso digital y las pudiese vender a través de una página web?

Exacto, podría cobrar por su labor más de una vez y en forma recurrente hasta que la demanda de ese producto se agote. Es decir, convertiría sus ingresos lineales en ingresos pasivos, un flujo de efectivo que llegaría a sus bolsillos sin que él tenga que intervenir.

Con su actividad como redactor de notas culturales podría hacer igual. Editaría su propio sitio temático, publicaría las notas y rentabilizaría las páginas con anuncios publicitarios como los de Google Adsense y enlaces de programas de afiliación. En este caso también estaría creando una fuente de ingresos pasivos.

Con el trabajo de traductor el modelo a seguir no podría ser el mismo, aunque utilizando otra de las herramientas como palanca (el esfuerzo de otros) también podría generar ingresos pasivos. Para esto, tendría que contratar a un colega que esté dispuesto a realizar la tarea por un precio inferior que el pactado con el cliente.

Aplicando estas estrategias, mi amigo, obtendría tres fuentes de ingresos pasivos y, lo más importante, mucho tiempo libre para hacer sólo lo que tenga ganas de hacer, como quiera, cuando quiera y donde quiera, con total libertad. ¿No es maravilloso vivir de ingresos pasivos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *