Cómo trabajar por Internet

Alvin Toffler escribió en uno de sus libros:

“Hoy se requiere un acto de valor para sugerir que nuestras más grandes fábricas y edificios de oficinas pueden, en el curso de nuestras vidas, quedar medio vacíos, reducidos a ser utilizados como fantasmales almacenes o convertidos en viviendas. Y, sin embargo, esto es precisamente lo que el nuevo modo de producción hace posible: un retorno a la industria hogareña sobre una nueva base electrónica y con un nuevo énfasis en el hogar como centro de la sociedad”.

Así comienza el capítulo XVI (“El hogar electrónico”) de su libro más popular, “La tercera ola”, publicado en 1979. Hace décadas este visionario pudo ver lo que hoy ya comenzamos a vivir, y me sorprende que todavía haya personas que, dentro de una situación económica lamentable, ignoran esta realidad: la posibilidad de trabajar a través de Internet y desde la comodidad de sus casas.

La tecnología nos brinda los recursos necesarios. Ya no dependemos de la economía local, el mercado mundial está a nuestro alcance, ¿Qué esperamos para participar? Creo que la desocupación sólo existe en las mentes de quienes la padecen, igual que la pobreza. La riqueza está más cerca que nunca, lo único que tenemos que hacer es prepararnos, extender el brazo y tomarla.

Hay suficiente dinero para todos

No importa cuales sean tus conocimientos, tu posición social, tu sexo, tu aspecto físico, tu edad; si al menos tienes acceso a una computadora conectada a Internet, todo el dinero que desees se encuentra a tu alcance.

Pero… hay que ofrecer algo a cambio. Nadie te va a pagar por tus buenas intenciones, ni por tu sonrisa seductora, ni por tus promesas, mucho menos por tus mentiras o irresponsabilidad; te van a pagar sólo si les ofreces un producto o servicio útil y a un precio competitivo.

¿Pero que puedo hacer?

Si esta es la pregunta que te haces, pienso que todos tenemos algo especial que ofrecer. ¿Quien no tiene una afición? Con los recursos que tenemos en Internet, la podemos transformar en una actividad rentable. Por ejemplo: si eres aficionado a la música y tienes tu propia banda, podrías promocionar conciertos a través de tu página en Internet. ¿Y por qué no aprovechar tus habilidades como instrumentista para crear una academia virtual?

Quizás el arte sea un rubro menos lucrativo que otros, pero también puede ser promocionado con éxito a través de la red. ¿Te gusta escribir? Si tienes preparación suficiente, podrías ofrecer el servicio de corrección de textos. O dar clases de español. Si además dominas alguna disciplina, hasta podrías escribir un libro en formato digital y venderlo. Otra opción sería publicar un blog con tus textos y promocionar un taller virtual de escritura.

Bueno, hay muchísimas opciones y tú sabrás en qué rubro tendrías más éxito. Las oportunidades están, sólo hay que tomar acción y comenzar el proyecto. No hace falta una gran inversión para iniciar un negocio en Internet, hasta puedes hacerlo en forma gratuita. Las redes sociales son una herramienta poderosa para promover tu emprendimiento sin tener que desembolsar un centavo en publicidad.

Claro, nada vas a lograr si antes no das el primer paso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *